ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE COLOMBIA

CANCER DE TIROIDES EN COLOMBIA

Visto: 227

El cáncer de tiroides está disparado en Colombia. Según un informe de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, el país hace parte de la lista donde más casos nuevos de este tipo de enfermedad se han diagnosticado, siendo las mujeres las más afectadas. 17 mujeres de cada de 100.000 habitantes es la cifra exacta que entregó el reciente informe. Es por esto, que Bayer está realizando algunas campañas de prevención y cuidado para que quienes, por herencia o por ciertos factores específicos, sean potencialmente sensibles a esta enfermedad estén en alerta.

Los factores de riesgo de cáncer de tiroides están asociados con algunas condiciones hereditarias, aunque la mayoría de los casos son desconocidos. Para el cuidado y la prevención hay que tener en cuenta los siguientes síntomas: Bulto o masas en el cuello, dificultad para digerir alimentos, dolor en la garganta, cuello, oído o mandíbula, ronquera y cambios en la voz que persisten, ganglios linfáticos e inflamación en el cuello y tos constante sin ser causa de un resfriado. “Muchos pacientes no toman con seriedad estos síntomas. Creen que es parte de una gripa corriente o alguna enfermedad pasajera y cuándo estos signos persisten con gravedad deben dirigirse con urgencia a un médico” señala Héctor Posso, asesor en oncología de Bayer Colombia

Para disminuir la probabilidad de ser atacado por esta silenciosa patología, es importante hacer periódicos chequeos de cuello, para buscar y palpar cualquier crecimiento o protuberancia y estar alertas ante la aparición de signos o síntomas de alarma como tos persistente, problemas al deglutir, cambios de voz y masas en cuello.

Los pacientes deben saber que existen opciones de tratamiento y que los avances médicos han dado paso a soluciones innovadoras que ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer de tiroides. “Actualmente, existen tratamientos de última generación que bloquean la producción de células cancerígenas, con tan sólo suministrar un comprimido vía oral.  Este procedimiento es utilizado por pacientes que, en la etapa inicial de su diagnóstico, fueron tratados con yodo radiactivo y después operados de la glándula tiroides, pero las células cancerosas se regeneraron”, añade el Dr. Posso, de Bayer.

Teniendo en cuenta lo anterior, es importante recordar que existen muchos mitos en la sociedad con respecto a este tipo de cáncer, por eso, es importante que tenga en cuenta estas mentiras y verdades sobre los síntomas y antecedentes.

¿Existe alguna incidencia familiar en las enfermedades tiroideas?

Verdadero: El cáncer de tiroides puede tener una predisposición familiar, la cual es más evidente en el cáncer medular de tiroides, el cual puede ocurrir en el contexto de síndromes hereditarios o como tumor aislado. El cáncer medular tiene un 25% de probabilidad hereditaria.

¿Cualquier tipo de bulto o nódulo en la tiroides es señal cancerígena?

Falso:La mayoría de las masas tiroideas son de naturaleza benigna. Sin embargo, la aparición de bultos en el cuello o la palpación de ganglios, son las señales más frecuentes de un riesgo cancerígeno, se estima que entre el 5 al 15% de estos nódulos son considerados como tumores malignos.

¿Es necesario realizarse chequeos tiroideos así no se sienta algún dolor?

Verdadero: El cáncer de la tiroides es uno de los más silenciosos y son comunes por sus manifestaciones que no son dolorosas para un paciente. El chequeo tiroideo debe realizarse con frecuencia incluso antes que aparezcan los síntomas más recurrentes como bultos en el cuello, tos constante o falta de apetito. Ante estas manifestaciones, los especialistas son los que pueden interpretar adecuadamente estos hallazgos.

¿El cáncer de tiroides se presenta más en mujeres que en hombres?

Verdadero: La mayor preocupación está en las mujeres entre los 40 a 60 años que tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades de la tiroides, debido a la susceptibilidad para desarrollar esta glándula. El cáncer tiroideo afecta más a mujeres mayores de 50 años. Si se presenta durante el embarazo, por lo general se espera el proceso de gestación. Esto se hace para no causar riesgos ni a la madre ni al bebé y después se realiza el tratamiento.

La prevención y los controles médicos resultan siendo de gran importancia para quienes por genética son más sensibles.

Fuente: El Nuevo Siglo